Políticas Socioeducativas

Programa Scholas Ocurrentes

Es el sueño de poder crear la Cultura del Encuentro, como posibilidad de dar una respuesta concreta a esta época que desafía a la educación como “apertura al otro”.

Scholas intuye que de eso se trata educar… La educación nos abre a lo desconocido, que nos lleva a ese lugar donde todavía no se dividieron las aguas, para desde allí soñar nuevos caminos.

Enseñar en la fragilidad del encuentro con el otro, con lo otro, y por sonsigueinte, con uno mismo. Con todo aquello que por ser distinto nos devuelve la capacidad de asombro. Nos abre al misterio de la vida como don, siempre naciendo; justo antes de dividirse los discursos, los proyectos las culturas. Creemos que desde allí, solo desde el origen, comienzan a vislumbrarse otros rumbos. Es en el silencio donde nace una palabra, y esa palabra es capaz de configurar el nuevo mundo. Scholas intuye que de eso se trata enseñar la vida.

Es importante destacar que Scholas es una Organización Internacional sin fines de lucro, creada, fomentada y financiada por el Papa Francisco. Además, según la página oficial de Scholas Ocurrentes, tomó conciencia desde el principio acerca de la preocupante situación sobre el cierre de escuelas y el aislamiento de los jóvenes a los que ha abocado la pandemia por el COVID-19, y decidió responder a esta emergencia para continuar cumpliendo su misión, acercando a los jóvenes a una educación que genere sentido, siguiendo sus principios: la educación como herramienta para el bienestar y la salud, la importancia de expresar las emociones, la belleza de compartir y el poder del encuentro.

Escuchar, creer y celebrar

En lugar de percibir la realidad rigiéndola por nuestros intereses, la escucha suelta las ataduras de la propia voluntad y se abre para dejar que la vida revele su sentido. La vida llama a crear y celebrar es la forma humana de agradecer la existencia. En el fondo la vida siempre es un don y el”gracias” será por y a pesar de todo.

Scholas educa en la escucha del ser, de eso único y por tanto bello de cada uno. Así, el hacer se vuelve responsable, respuesta al llamado, expresión de uno mismo, creación. Celebrar un tener que corresponda con quien soy y, por tanto, no necesitará ni más ni menos.

Scholas durante la pandemia

Scholas asumió el cierre de las escuelas y el aislamiento como una gran oportunidad para llegar a los jóvenes con formas nuevas y continuar cumpliendo con su misión, acercando a los jóvenes a una educación que genere sentido, siguiendo sus principios: la educación como herramienta para el bienestar y la salud, la importancia de expresar las emociones, la belleza de compartir y el poder del encuentro.
Corrientes participó de los cyber encuentros con jóvenes de 170 ciudades de todo el mundo, con el fin de fomentar el diálogo y compartir las experiencias en este tiempo de adversidad.

Mi experiencia personal en este programa comenzó cuando la directora del Parlamento Juvenil del MERCOSUR me comunicó con la Directora Nacional de la Dirección de Políticas Socioeducativas del Ministerio de Educación de la Nación, Karina Funes. Ella me invitó a participar de Scholas como representante de la Provincia de Corrientes y yo, como era de esperarse, acepté.

Más adelante, estuve en contacto con los miembros de dicho programa educativo y tuvimos encuentros virtuales. En los mismos, hablamos sobre diferentes temáticas tales como: la esperanza de que termine el aislamiento, la identidad, el crecer, el bien y el mal, la normalidad, el ciclo de la vida, el sistema educativo, entre otros.

Además, los encuentros fueron tanto nacionales como internacionales. Pudimos conectarnos jóvenes de casi todas las provincias de nuestro país y, juntos, representamos al mismo. En los encuentros internacionales, no sólo había países de habla hispana, sino que también había personas de habla inglesa e italiana.

Scholas fue un ámbito de cambio y crecimiento personal en el cual pude comprender diferentes situaciones y realidades. Me sentí libre de expresar lo que siento, sabiendo que es de importancia. Pude comprender que mi voz tiene un gran peso y que, aunque no soy parte del gobierno y ni siquiera cumplí la mayoría de edad, tengo la capacidad para ser un agente de cambio nacional y mundial.

Para concluir, creo que es importante que programas educativos como este y muchos otros deben ser difundidos y promocionados con el objetivo de invitar a los jóvenes a desarrollar una vida ciudadana, política y social de la mejor manera posible.

Scholas me dio la herramienta para generar cambios y espero poder utilizarla para revolucionar nuestra realidad.